ARROZ VERDE CON ESPINACAS

Arroz verde con espinacas, sí, tal como lo oyes, aquí te traigo una receta con un ingrediente noble como es el arroz, hervida en un caldo muy sabroso pero a la vez super sabroso. Soy una persona a la que le gusta cuidarse pero siempre me da pereza comer un arroz blanco hervido ya que está muy insípido así que gracias a esta receta le he metido sabor y nutrientes con las verduras y el caldo. Se conoce también como arroz verde peruano o colombiano y os tengo que decir que no defrauda para nada esta receta.

Arroz verde peruano

Ingredientes:

  • Arroz de grano largo: 300 gramos
  • Leche (animal o vegetal, yo usé de coco): 250 ml.
  • Caldo de pollo: 300 ml.
  • Espinaca fresca: 200 gr.
  • Cilantro fresco: 30 gr.
  • Cebolla: media unidad.
  • Ajo: 1 diente.
  • Cebolla en polvo: 1 cucharadita.
  • Ajo en polvo: 1 cucharadita.
  • Sal.


  • Arroz con Espinacas

    1: Lo primero que haremos será coger la batidora y ahí añadiremos la espinaca fresca  y lavada. También  añadiremos cilantro fresco y la leche, que como hemos dicho puede ser de origen animal o vegetal. Yo he usado leche de coco por darle un sabor más exótico al plato.

    2:Cuando hemos añadido los ingredientes, lo batiremos a potencia alta para que todo quede bien integrado.Una  vez lo tenemos bien batido todo, apartamos y seguimos con el siguiente paso.

    3: Ahora nos vamos a ayudar de un cazo alto y vamos a añadir un chorrito de aceite. Lo ponemos a fuego fuerte y echamos el arroz. Junto con el arroz, añadimos el diente de ajo y la media cebolla picada. Moveremos todo hasta que se dore.

    4: Cuando esté el arroz dorado, añadiremos el caldo que batimos antes. Le incorporamos el ajo en polvo y la cebolla en polvo junto con un poco de sal para rectificar el sabor. Le pondremos la tapadera y lo dejaremos que hierva unos 25 minutos aproximadamente. Cuando haya pasado esos 25 minutos el arroz ya estará hecho. Veremos como ha cogido el color verde intenso de nuestro caldo.

    5: Ahora solo queda apartar el arroz y listo para comer! Se puede comer tal cual sale de la cazerola, también podemos usarlo como acompañante para pescado o carnes y por supuesto como base de una buena ensalada.

    ARROZ INFLADO CON CHOCOLATE. CHOCO KRISPIS CASEROS

    Hoy vamos a hacer una receta de las que a mí me gustan mucho ya que más que una receta es un truco o “tip” para comer de forma original. En esta ocasión vamos a hacer un arroz inflado con cacao, muy rico, sano y con extra de crujiente.  ¿Quieres saber cómo se hace? Mira el vídeo o sigue leyendo este post.

    Arroz Inflado receta

    Ingredientes:

  • Arroz de grano corto y redondo.
  • Esencia de vainilla.
  • Cacao en polvo.


  • Elaboración Arroz Inflado o Monchitos:

    1: En primer lugar vamos a coger un cazo y lo ponemos con agua en la vitrocerámica a fuego fuerte. Le vamos a añadir un chorrito de esencia de vainilla. Hemos usado esencia de vainilla para darle un toque dulce, si quieres puedes hacer este arroz con sabor más salado añadiendo caldo de pollo. El resultado también está bastante bien pero tal y como he dicho, el sabor sería salado.

    2: Una vez hemos añadido la esencia de vainilla, añadimos también el arroz y lo dejamos a fuego fuerte una vez que ha empezado a hervir durante unos 15-18 minutos. Cuando ha pasado ese tiempo, vemos que el arroz se ha inchado, apartamos el cazo y escurrimos bien para que no quede agua en el arroz.

    3: Por otro lado vamos a usar ahora una bandeja de horno con papel vegetal y vamos a esparcir bien el arroz sobre la bandeja y vamos a ponerlo en el horno a 100º durante unos 40 minutos ¿para qué queremos eso? La idea es que al meterlo en el horno el arroz se seque de forma que sufle o se hinche mucho mejor y sin resto de agua.
    Cuando ha pasado esos 40 minutos vemos que el arroz ya está seco, ahora pasaremos al siguiente paso.

    4: En un cazo con aceite de girasol (mejor el de girasol porque de oliva daría un sabor más fuerte y no es lo que buscamos en esta receta) a temperatura fuerte vamos añadiendo el arroz poco a poco. Veréis que el arroz se hincha casi al momento en el que toca el aceite por lo que el arroz se mantendrá en el aceite unos 5-6 segundos y nos ayudaremos de un escurridor para sacarlo.
    Pondremos una servilleta para que el aceite sobrante se deposite ahí y así nuestro arroz tendrá menos grasa.

    5: Cuando hayamos frito todo, iremos añadiendo cacao en polvo y lo moveremos con una cucharita para que se integre todo bien. El cacao será el que le de el sabor que tanto buscamos ,el sabor a chocolate. Si te lo metes en la boca podrás ver lo rico y sobretodo lo crujiente que ha quedado.

    Espero que te haya gustado esta receta y solo tienes que comentar si tienes algunda duda. Nos vemos en la siguiente receta!!

    PASTA CON ESPINACAS Y QUESO

    Pastas recetas

    Volvemos con un plato de pasta, en esta ocasión hemos tirado de queso y espinacas para acompañar a estos tortellinis aunque puedes usar cualquier otro tipo de pasta. Yo en esta ocasión usé Tortellinis relleno de carne aunque puedes usar otro tipo de pasta italiana como macarrones, espaguetis…

    Como todos sabéis la pasta que solemos comprar está hecha con trigo por lo que es una buena forma de comer cereales y se recomienda su consumo.
    Con esta salsa para pasta sana y rica seguro que te animas a hacerla en más de una ocasión.

    Salsa de Espinacas y Nata

    Ingredientes

  • Pasta (a elegir): 180 gramos.
  • Espinaca fresca: 100 gramos.
  • Nata o crema de leche: 150 gramos.
  • Ajo: 3 dientes.
  • Queso crema: 2 cucharadas soperas.
  • Nueces.
  • Mozzarella.
  • Sal.
  • Pimienta.


  • Elaboración Salsa para Pasta con Nata:

    1: Vamos a preparar la pasta, para ello, cogemos un cazo con agua y lo ponemos en la vitrocerámica a fuego fuerte y añadimos la pasta el tiempo necesario que diga cada fabricante (ese dato siempre viene en el paquete).A los 15minutos ya tenemos nuestra pasta hecha, apartamos del fuego y reservamos.

    2: Por otro lado, mientras se va haciendo la pasta, picamos un ajo y lo añadimos en una sartén con aceite caliente. Sofreímos el ajo.

    3: Cuando el ajo está sofrito vamos añadiendo la espinaca fresca. Veréis que la espinaca ocupa mucho espacio, de hecho tendremos que añadir poco a poco porque todo de golpe no se puede. Le ponemos la tapadera a la sartén para que con el vapor se hagan antes las espinacas.

    4: Después de unos 5 minutos ya está la espinaca lista y reservamos. En un bol vamos a añadir, la mozzarella, nata, queso crema y nueces. Añadimos las espinacas que estaban en la sartén y salpimentamos un poco.
    Gracias a la calor de las espinacas, el queso se va a derretir bien así que movemos un poco para que se integre correctamente.

    5: Cuando lo hayamos movido todo, usamos un recipiente apto para horno y ahí iremos añadiendo una capa de la mezcla de espinacas y queso y luego otra capa de pasta, así un par de veces, hasta que añadimos todo le damos un toque final con queso rallado por encima.

    Lo llevamos al horno unos 15 minutos al horno, los últimos 5 minutos vamos a darle a la función gratinar para que se dore por encima y el queso rallado cree una costra bien rica.

    Ya tenemos nuestra receta hecha, solo falta apartar y disfrutar mientras se come!

    Espero que os haya gustado mucho esta receta, ideal para que los nenes coman una verdura tan beneficiosa como la espinaca.

    PASTA BOLOÑESA SENCILLA Y RÁPIDA

    Hoy me he levantado con ganas de comer un buen plato de pasta, lo que no sabía con qué salsa acompañarla. Pero he pensado en las personas que lleváis poco tiempo en el mundo culinario, así que, os voy a enseñar cómo hacer una pasta boloñesa sencilla y rápida.

    Pasta con Tomate a la Boloñesa

    Ingredientes

  • Tomate: 1 unidad.
  • Pimiento: 1 unidad.
  • Cebolla: 1/2 unidad.
  • Zanahoria: 1 unidad.
  • Vino blanco: 100 ml.
  • Tomate frito o natural: 300 gr.
  • Carne picada: 400 gr.
  • Queso rallado.
  • Sal
  • Pimienta


  • Receta Salsa Boloñesa

     1: Vamos a cortar en tiritas finas para después cortarlo en cuadrados tanto el tomate ( que no esté muy maduro), como el pimiento, la zanahoria y la cebolla.

    2: Usaremos una sartén y le echamos aceite de oliva virgen extra. El fuego de nuestra vitro la pondremos en el nivel medio.

    3: Para empezar a sofreír, añadimos la cebolla, la zanahoria y el pimiento, el tomate lo dejaremos para el final. Con ayuda de una tapadera nuestras verduras se pocharán más rápido. Mirando el tiempo, calculamos unos cinco o seis minutos para poder incorporar el tomate que teníamos cortado en taquitos.

    4: Una vez están todos los ingredientes en la sartén vamos a salpimentar y a echar un poco de vino blanco. Un dato importante es que a esta receta se le irá poniendo sal unas 2 o 3 veces, pero en pocas cantidades. Por ejemplo al sofrito se le echa sal y a la carne también, por lo tanto ya queda en cada persona el toque de sal que le queráis dar.

    5: Dicho esto, una vez salpimentado, vamos a esperar otros 6 minutitos para que el tomate se poche y las verduras cojan ese toque de sal y pimienta.

    6: Seguidamente, cogemos nuestra carne picada, que en mi caso he seleccionado tres partes de ternera y una de cerdo, y la echamos en la sartén. Volvemos a salpimentar y a echar un poquito de vino blanco.

    7: Cuando observemos que la carne picada está bien cocinada, proseguiremos a añadirle la salsa de tomate. En este paso de la receta, debemos de poner nuestro fuego un pelín más bajo.  Y con ayuda de una cuchara de palo vamos removiendo para que todos los ingredientes cojan los sabores de la sal, pimienta y tomate.

    8: El tiempo de cocción va a depender de cada persona, en mi caso, me gusta que la salsa quede espesita y que no quede ningún resto de agua que suele soltar la carne.

    9: Cuando la salsa de tomate ha quedado reducida, hay que poner el fuego a nivel muy bajo para ir añadiéndole el queso rallado. Removeremos todos los ingredientes que tenemos en la sartén para que nuestra salsa quede más cremosa. El toque de cremosidad dependerá de cada persona, por lo tanto, habrá quién necesite más cantidad de queso que otras.

    10: Lo único que queda para terminar la receta es emplatar, y para ello, pondremos primero la pasta, después la salsa boloñesa, pondremos más queso rallado encima y como toque aromático, unas hojas de albahaca.

    No esperéis a poneros manos a la obra y en realizar un plato de pasta muy rico y fácil.

    Risotto cuatro quesos

    Existen muchos tipos de risotto como pueden ser: risotto de pollo, risotto de nata, risotto de champiñones…
    Nosotros en esta ocasión vamos a hacer un risotto de queso. Mezclaremos cuatro tipos de quesos distintos para darle cremosidad y muy buen sabor a este plato.

    Antes de hacer la receta estaría bien saber de dónde viene el risotto.
    El risotto es una comida tradicional italiana realizada a base de arroz. Es una comida originaria de la zona noroeste del país, concretamente del este de Piamonte. Es uno de los pilares de la gastronomía norteña en general. El queso parmesano suele acompañar a este tipo de receta practicamente siempre.

    Receta risotto parmesano

    Ingredientes

  • Arroz risotto: 200g
  • Caldo de pollo: 1 litro
  • Cebolla: una unidad
  • Vino blanco: 75 cl
  • Queso roquefort: 75 gr
  • Queso parmesano: 75 gr
  • Queso edam: 75 gr
  • Sal.
  • Pimienta.


  • Risotto receta

    1: Lo primero que vamos a realizar es pelar una cebolla y cortarla en taquitos muy chicos o en juliana muy fina, como más os guste. Mi consejo es que lo hagáis a taquitos.

    2: Una vez esté cortada, se va a echar a una sartén, la cuál tiene una cucharadita de aceite. Dejad la cebolla que se ponga un poco pocha para incorporarle el arroz risotto.
    Estos dos ingredientes deben de estar sofriéndose aproximadamente unos 2 minutos.

    3: A continuación, se verte el vino, es mejor que seáis generosos a que os quedéis corto. Para que el vino se evapore, vamos a aumentar la potencia del fuego e iremos removiéndolo hasta que éste se evapore. Cuando llegue al punto en el que vemos que el vino se ha evaporado por completo, vamos a bajar la potencia de la vitrocerámica. Para que os hagáis una idea, la mía tiene hasta el nivel 10, y en este punto de la receta se baja hasta el nivel 4.

    4: Ahora viene el punto clave del risotto. El cuál consiste en añadir el caldo de pollo e ir removiendo constantemente . No se añade el litro de pollo de golpe, sino poco a poco para permitirle al arroz la absorción del caldo. Al final, veréis como el arroz ha quedado en su punto de cremosidad. Dicho procedimiento ha durado unos 15 minutos ( no olvidéis que la potencia del fuego está media baja, nivel 4)

    5: Por último y el paso más importante, añadir los tipos de quesos. En esta ocasión se baja un poco el nivel del fuego para que se mezclen bien todos los ingredientes y se haga una mezcla homogénea. Con los quesos vamos hacer lo mismo que con el caldo de pollo, se va a ir agregando poco a poco. Ya sabéis que la cantidad y la variedad de quesos va a depender de vuestros gustos.

    6: En las recetas anteriores no comenté nada sobre el emplatado y que mejor ocasión que hacerlo para este maravilloso risotto y dejéis a vuestros anfitriones sorprendidos. Podéis darle un toque profesional poniendo encima trocitos de queso, unas poquitas de nueces y/o piñones y una ramita de perejil.

    Nos vemos en la próxima receta.

    PASTA CON SALSA DE QUESO

    Siempre se ha dicho que la pasta es el típico plato que un estudiante hace o un soltero con poco tiempo se prepara para salir del paso.

    Tengo que decir que esta receta es cierto que es rápida (al igual que hace cualquier persona para comer rápido) pero a su vez es muy pero que muy rica. Conseguiremos poner la pasta al dente y con la salsa conseguiremos un sabor a queso que según rebajemos con más o menos nata será más intenso. Preparate para comer una rica pasta con salsa de queso y nata!

    Pasta con queso y nata

    Ingredientes:

  • Pasta al huevo: 160 gramos.
  • Nata o crema de leche: 200 ml.
  • Queso curado: 175 gramos.
  • Cebolla: media unidad.
  • Bacon: 100 gramos.


  • Receta Pasta Salsa con Queso

    1: Vamos a empezar cortando la cebolla en trozos pequeños. Un buen consejo por si lloráis con la cebolla es mojarla un poco.

    2: Con el bacon haremos lo mismo, juntaremos varias lonchas, le cortaremos la gelatina y cortamos a trozos finitos. Si no quieres quitarle la gelatina no hay problema ya que al pasarlo por la sartén el tacto en la boca es crujiente y no gelatinoso.

    3: Por otro lado vamos a coger una cuña del queso que más nos guste para este plato. Yo en concreto he elegido un queso curado de cabra y lo he cortado a trozos también para que luego se disuelva mejor con la nata.

    4: Cogemos un cazo y añadimos agua (también un poco de sal si te apetece aunque yo no añadí ninguna), cuando empiece a hervir añadiremos la pasta y seguiremos las intrucciones del fabricante, en este caso eran unos 6 minutos cuando el agua rompa a hervir.
    Una vez que hayan pasado esos 6 minutos, escurrimos y le añadimos un vaso de agua fría para cortarle la cocción y evitamos que la pasta se apelmace.

    5: Ahora ponemos una sartén en la vitrocerámica con un chorrito de aceite de oliva y cuando esté caliente le añadimos la cebolla y pochamos un poco, luego añadiremos el bacon. Lo haremos en ese orden ya que la cebolla necesita más tiempo que el bacon.
    Lo pondremos a fuego lento y apartamos.

    6: Toca el turno a la salsa d queso: cogemos un cazo y añadimos la nata, ponemos a media potencia y luego añadiremos el queso hasta que se funda. Importante no ponerlo muy fuerte para que la nata no se queme.
    Cuando la salsa de queso ya esté, solo tenemos que añadir la pasta en la sartén con la cebolla y el bacon, añadir la pasta y luego la salsa de queso.

    Con esto tenemos nuestro plato listo, nos vemos en el siguiente vídeo y cualquier duda solo tienes que escribir.