CROQUETAS DE QUESO CABRALES, IRRESISTIBLES!!

Las croquetas…Qué maravilla de comida. Con una bechamel y el ingrediente que más te guste se consigue una croqueta de fábula. En esta ocasión vamos a añadirle queso cabrales. Para los amantes del queso como yo, tenéis que hacer sí o sí esta receta.

Empezamos con ella!!

Ingredientes:

Mantequilla : 1 cucharada sopera.
Harina: 75 gr.
Leche: 300 ml.
Queso cabrales: 300gr.
Pan rallado.
Huevo.

Elaboración:

Vamos paso a paso, siendo escueto pero sin que nos falte nada por aclarar.
El primer paso será coger una sartén y añadir una cucharada sopera de mantequilla que se derretirá con el calor de la vitrocerámica que lo tendremos a fuego medio.
Una vez derretira, iremos añadiendo el harina poco a poco y mezclaremos bien con una varilla. Así conseguimos que el harina se vaya tostando y no esté crudo a la hora de comerlo.
Añadiremos poco a poco toda la harina y moveremos. Después vamos a proceder a la leche. De la misma manera, iremos añadiendo leche poco a poco y moviendo con la varilla hasta que acabemos con toda la leche.  Lo ideal es que quede una pasta cremosa pero algo espesa ya que se debe de hacer bien las croquetas con ella. Si queda demasiado líquida no se podrá dar forma y no saldrá bien.

Una vez tenemos la bechamel hecha (bechamel es la mezcla de mantequilla, harina y leche), vamos a añadirle el queso cabrales al que hemos cortado a trocitos.  Este queso va a potenciar mucho el sabor de nuestras croquetas por lo que va a tener mucho sabor.
Si te gusta un queso más suave puedes sustituirlo por otro sin problemas aunque yo en este caso quería algo con mucho sabor.

Una vez que hemos añadido el queso, lo fundiremos con la bechamel (todo esto a fuego medio) moviéndolo de nuevo con las varillas y una vez que esté todo bien mezclado apartaremos en un plato y lo dejaremos un par de horas en el frigorífico para que la masa espese un poco más.

Después de ese par de horas vamos a darle forma a nuestras croquetas. En esta ocasión las hemos hecho redonditas y nos hemos ayudado de una cuchara sopera para usar la medida. Con las manos hacemos la bolita y pasamos por harina.

Una vez pasada por la harina solo queda pasarla por huevo batido y posteriormente por pan rallado. Haremos eso con toda la masa.

Ya solo queda el último paso que es freirlas. Para eso nos ayudaremos de freidora o de una sartén, añadiremos bastante aceite de oliva a temperatura fuerte, esto es muy importante ya que al tener una temperatura alta, la costra del pan rallado con el huevo se forma rápido y así evitamos que las croquetas se chafen o rompan.
Lo tendremos en la freidora un minuto y medio aprox. No hace falta mucho tiempo, nada más que la veamos algo dorada la sacamos, ponemos  un papel en un plato para que absorva el aceite sobrante y con esto ya tenemos todo listo.

Espero que te haya gustado esta receta tan fácil y rápida de hacer.

Deja un comentario