MERMELADA DE PIMIENTOS ROJOS

No es difícil hacer una buena mermelada o confitura de frutas aunque en este caso haremos una mermelada de pimientos rojos que viene ideal para acompañar  tanto a carne roja como carne blanca. Vais a ver lo fácil que es hacer esta receta. Puedes usar también pimientos del piquillo o hacer una mermalada de pimiento amarillo. 

Mermelada de Pimientos:

Ingredientes

  • Pimientos rojos: 200gr.
  • Azúcar: 100gr.
  • Vinagre: 100ml

Receta para hacer Mermelada de Pimientos Rojos

1: Cogeremos los pimientos, lavarlos muy bien y cortarlos por la mitad para no retirar la mayor cantidad de semillas. Una vez lavados, vams a cortarlos en cuadraditos pequeños.

2: Ponemos un cazo en el fuego para incorporar los pimientos cortados. A su vez, le echaremos el vinagre y el azúcar. Como ya habéis leído en los ingredientes, son la misma cantidad. El orden de los ingredientes no afecta en la receta, pero yo siempre tengo la costumbre de echar primero el vinagre y ya después el azúcar.

3: Debemos de moverlo todo para que el azúcar se empiece a derretir y se mezclen muy bien los tres ingredientes.
Cuando han pasado aproximadamente unos 15 minutos, se podrá observar como el azúcar y el vinagre se han consumido un poco, y los pimientos se han reblandecido gracias al almíbar que se esta creando.

4: Después de esos 15 minutos, se apaga el fuego para proceder a la próxima pauta de la elaboración.¿En qué consiste? Pues muy sencillo, se puede volcar el contenido del cazo en un bol o incluso hacerlo en el mismo cazo. Lo que vamos hacer es  coger una batidora para triturarlo todo.

La dejamos enfriar, y ya está lista para comerla.

Cuando la hagáis, no os extrañéis si la mermelada ha salido tan espesa como las que solemos encontrar en los supermercados.

¿Con qué se puede acompañar esta mermelada de pimientos?

Yo la he usado con el rollito de pollo relleno de queso, jamón york y frutos secos. También, podemos echárselo por encima a trozos de queso fresco, dándole un sabor muy bueno puesto que se mezcla lo salado del queso con lo dulce de la mermelada.

Otro ejemplo sería con los canapés rellenos de queso de untar al cuál se le pondría por encima un toque de mermelada.

Y como último consejo para que la uséis, sería, untar paté en biscotes y rematarlos con un poco de mermelada.